Hoy os propongo un pan dulce que, aunque lleva un poco de tiempo hacerlo debido a la espera de los dos levados que necesita, es fácil en cuanto a la elaboración. De sabor, muy rico y agradable, pues el yogurt le proporciona suavidad a la textura, y la cocción al vapor le ayuda a ser más esponjosa y con la corteza más blandita. El toque de las pasas, estupendo en mi opinión. Espero que os guste ..

Elaboración

  1. En un bol mezclamos los dos tipos de harina, el azúcar, la sal y la levadura. Agregamos la mantequilla y los yogures y amasamos todos los ingredientes hasta que se forme una masa homogénea.
  2. Agregamos las pasas y amasamos un poco más para que se distribuyan uniformemente por toda la masa.
  3. Echamos la masa en un cuenco, la tapamos y la dejamos reposar en un lugar cálido una media hora.
  4. Tras el reposo, dividimos la masa en tres tiras y las trenzamos, sellando bien el principio y el final de la trenza.
  5. Colocamos la trenza sobre la placa de hornear forrada con papel sulfurizado y la pintamos con el huevo batido. También le podéis espolvorear por encima un poco más de azúcar si queréis la trenza más dulce, aunque yo no lo hice.
  6. Dejamos reposar la trenza 60 minutos en un lugar cálido, a unos 28 ºC de temperatura. Yo calenté un poco el horno y la metí con el apagado.
  7. Tras el segundo reposo, pintamos la superficie de nuevo con huevo batido y cocemos, en horno precalentado a 180 ºC, durante unos 20 minutos. Para esta cocción añadiremos, en la parte inferior del horno, un cuenco con unos cubitos de hielo, lo cual permitirá añadir vapor al horneado y mejorará la textura del pan.

Bueno, pues ya sólo os queda poneros manos a la obra con esta delicia, y luego… ¡a disfrutar! Hasta pronto.

Encar