Esta tarta la hice a sugerencia y con la colaboración de mi amigo David. Lleva unas semanas siguiendo la dieta Dukan, y como es muy estricto no deseaba saltársela ni un día. Así que le propuse hacerle algo light, y él eligió la tarta de queso de ¡No Consigo Adelgazar! , a la cual le añadimos algunas cosillas compatibles con la dieta.  Nos pusimos manos a la obra y, gracias a la inestimable colaboración de David, hoy os puedo presentar esta deliciosa y ligera tarta de queso.

Elaboración:

  1. Precalentamos el horno a 180 º C.
  2. Echamos en un bol la leche, el yogurt, los huevos, la sacarina y la vainilla, y batimos hasta que se mezclen.
  3. Añadimos el queso y continuamos batiendo hasta que se forme una crema homogénea.
  4. Forramos un molde con papel de horno, y volcamos el preparado anterior. Lo metemos en el horno y lo dejamos allí, a media altura, durante 15 minutos.
  5. Pasado el tiempo estipulado, bajamos la temperatura del horno a 100- 125 ºC , y dejamos la tarta horneándose unos 75 minutos más. Antes de sacarla definitivamente la pinchamos con un cuchillo para comprobar que éste sale limpio. Si no es así, continuar la cocción unos minutos más.
  6. Mientras se enfría la tarta, elaboramos los elementos decorativos. Templamos la leche con el café disuelto y, una vez retirada del calor, le añadimos las láminas de gelatina, previamente remojadas en agua, y removemos para integrarlo todo. Rellenamos con la leche tibia varios huecos de un molde de cubitos de hielo, y lo metemos en la nevera durante unos 45 minutos.
  7. Desmoldamos la tarta ya fría, y le despegamos con cuidado el papel. Extraemos del molde nuestros cubitos de gelatina y adornamos al gusto. En la foto de nuestra tarta aparecen también almendras caramelizadas, que por supuesto, están prohibidas en esta dieta (y en cualquiera hipocalórica), aunque sí es otra opción para decorar, al igual que podrían serlo, mermelada, frutas, nata montada,…

Os animo a hacerla si os apetece daros un pequeño capricho, mientras intentáis bajar algún kilo de más que se haya acumulado este verano. Además, los que no estén a dieta la disfrutarán también, os lo aseguro.