¡¡ Muy buenas !!

Mmmmm, las tartas de manzana, qué ricas y ¡cuántos fans tienen!.. :) Yo he probado muuuchas, pero no todas estaban tan absolutamente exquisitas como esta que os traigo hoy. Hace mucho tiempo que tenía esta receta guardada, y al fin me animé a hacerla, junto a estas magdalenas que os enseñaba hace unos días. Espero que os guste esta delicia de manzana con un toque de vainilla, ¡vamos con la receta!

Elaboración

  1. Preparamos un molde desmontable de 18 cm. de diámetro, lo engrasamos y forramos con papel de hornear.
  2. Pelamos, descorazonamos y picamos finamente todas las manzanas excepto 3 (las reservamos para la cobertura). Con una picadora o la batidora con cuchillas, las deshacemos hasta formar una pasta gruesa sin trozos.
  3. Batimos los huevos con el azúcar y la vainilla durante un par de minutos.
  4. Agregamos la mantequilla, a temperatura ambiente, y batimos de nuevo.
  5. Añadimos la harina y la levadura, tamizadas previamente, a la mezcla anterior y batimos con un batidor manual hasta que se integren perfectamente.
  6. En último lugar, echamos las manzanas deshechas y mezclamos muy bien.
  7. Ponemos la masa en el molde preparado.
  8. Cortamos, descorazonamos y laminamos las manzanas reservadas, y decoramos por encima la tarta.
  9. Cocemos, en horno precalentado a 180 ºC, durante unos 60 minutos. La primera mitad del tiempo de horneado pondremos el calor sólo por la parte inferior; luego, arriba y abajo.
  10. Una vez fuera del horno, dajamos reposar unos minutos la tarta antes de desmoldar y dejar que termine de enfriar sobre una rejilla.
  11. Cuando se haya enfriado, calentamos dos cucharadas de agua y la mezclamos con dos de mermelada. Aplicamos sobre la tarta ayudados de un pincel.

A mi me parece que es un postre ideal para preparar, por ejemplo, el próximo fin de semana, ¿qué me decís? ;)

¡¡ Hasta pronto !!

Encar