Hoy los adictos al chocolate estáis/estamos de suerte. Esta tarta es un auténtico pecado, un lujo para el paladar y una excusa perfecta para disfrutar plenamente de este delicioso alimento. Es fácil de preparar, no exige más cocción que la de la base y para los niños, por ejemplo, es una tarta ideal que les encanta. Os cuento ya cómo la he preparado.

Elaboración

  1. Comenamos preparando la masa de la base. Para ello batimos con la batidora la mantequilla y el azúcar hasta obtener una consistencia cremosa. Le añadimos el huevo y mezclamos de nuevo.
  2. Agregamos la harina, la almendra molida y el extracto de vainilla a la masa anterior y mezclamos hasta que se forme una masa blanda y ligeramente pegajosa. Evolvemos la masa con en papel film y la dejamos reposar en el frigorífico, al menos una hora, antes de usarla (deberá estar fría para extenderla mejor).
  3. Pasado el tiempo de reposos, extendemos la masa y forramos con ella un molde untado con mantequilla. La dejamos en el congelador 15 minutos. Mientras, precalentamos el horno a 180 ºC. Una vez pasado el tiempo de “congelación” sacamos la masa y la cubrimos con papel de hornear y legumbres secas, y la horneamos 20 minutos. Una vez fuera, retiramos las legumbres y el papel y la dejamos enfriar.
  4. Preparamos el relleno comenzando por un caralmelo de mantequilla salada para la base  (tengo que reconocer que este caramelo me resultó un tanto sorprendente y, al final decidí ponerle a la tarta la mitad de la cantidad que os comento a continuación y que estipulaba la receta). Para ello ponemos el azúcar y una cucharada de agua en una cacerola y lo calentamos todo hasta obtener un caramelo de color ámbar. A continuación, lo retiramos del fuego y, encima del fregadero, echamos con cuidado 15 cl. de nata líquida caliente. Volvemos al fuego, añadimos la mantequilla salada y cocinamos 1 minuto más. Dejamos que se temple.
  5. Vertemos el caramelo de mantequilla salada en el fondo de tarta frío y dejamos que se endurezca.
  6. Preparamos el ganache de chocolate. Para ello calentamos ligeramente 15 cl.de nata y la vertemos sobre el chocolate troceado. Esperamos un par de minutos y mezclamos hasta obtener una crema lisa y homogénea. Lo echamos sobre el caramelo ya endurecido y reservamos la tarta en el frigorífico hasta el momento de servir.

Espero que os haya gustado la receta de hoy. No tardéis demasiado en hacerla…. ¡¡ Hasta pronto !!

Encar