Hace unos días me metí en la cocina con la intención de preparar unas galletas de limón para Mario, y el resultado fue estas tartitas de chocolate… En fin, esperando desarrollar con el tiempo más tesón en la consecución de mis metas, y no desvariar tanto por el camino, os dejo la receta de este experimento que, la verdad sea dicha, gustó mucho y voló en muy poco tiempo. Espero que os guste..

Elaboración

  1. Preparamos varias bandejas de horno forradas con papel sulfurizado, un molde metálico cuadrado de 12 cm. de lado, o de la forma que queramos darles a las tartas, y varios moldes de galleta. Con las medidas de masa de galleta que os propongo os dará para seis capas de galleta del tamaño que os comento, más 10 galletas medianas (forma de extrella) y 20 pequeñas (forma de corazón) aproximadamente.
  2. Comenzamos elaborando la masa de galleta. Para ello separamos, en primer lugar, las yemas de las claras.
  3. En un bol echamos la harina, la levadura y la mantequilla a temperatura ambiente, y mezclamos con las manos. Añadimos las seis yemas, el azúcar, el cacao y la leche, y continuamos mezclando.
  4. Volcamos la masa sobre la mesa y amasamos hasta que consigamos una masa consistente y un tanto dura. Extendemos la masa con un rodillo hasta lograr un espesor no demasiado fino, de 1/2 cm. aproximadamente (la masa no sube mucho, el espesor que veis en las fotos es casi el mismo del de la masa cruda).
  5. Cortamos la masa con los moldes metálicos dándole la forma deseada a las capas de galleta. Las vamos colocando en las placas forradas de papel y, horneamos de tres en tres, en horno precalentado a 180 ºC, unos 10-12 minutos (la galleta no debe quedar demasiado cocida, pues resultaría demasiado dura). No hace falta hornear las capas dentro de moldes pues, como ya he dicho, la galleta no sube ni crece demasiado durante la cocción.
  6. Con la masa restante, cortamos pequeñas galletas ayudándonos de los moldes pequeños. Las disponemos en dos bandejas (una para las medianas y otra para las pequeñas) y las cocemos con la misma temperatura y tiempo dicho anteriormente.
  7. Una vez fuera del horno, dejamos enfriar las capas y las formas de galleta antes de montar las tartas. Mientras, elaboramos el relleno, para lo cual batimos con las varillas eléctricas la nata extracremosa junto con el azúcar glass. Después, añadimos poco a poco el cacao, mientras seguimos batiendo.
  8. Para la decoración con el chocolate blanco, derretimos en el microondas la cdta. de mantequilla junto con el chocolate blanco, removemos para que se mezclen y lo dejamos templar un poco. Con un cuadrado pequeño (unos 6-8 cm de lado) de papel de hornear hacemos un cucurucho, y lo rellenamos con la mezcla de chocolate blanco y mantequilla, le cortamos la punta y decoramos 2 de las hojas de galleta y las galletitas pequeñas que vayamos a colocar de adorno.
  9. Comenzamos el montaje de las tartas. Para ello, llenamos una manga pastelera con la crema de nata y chocolate, y vamos haciendo pequeños montoncitos sobre una capa de galleta. Colocamos la siguiente capa encima y repetimos el proceso. Finalmente, colocamos la capa decorada y, sobre ella la crema y las galletas con la forma que deseemos se vea en la superficie. ¡Las tartas ya están listas!

Bueno, espero que os haya gustado mi experimento casero. Yo, probablemente, lo repita uno de estos días, ya que por aquí gustaron mucho y están demandando una nueva hornada… ¡habrá que complacerlos…. aunque sólo sea por no oirles!

¡Hasta pronto!

Encar