¡¡ Muy buenas !!

Hoy os propongo un pastel tan sencillo como delicioso, y de ésto último tiene mucho, ¡os lo aseguro!

Como ya sabéis, la combinación de especias en la repostería da mucho juego, y en una masa de bizcocho tan jugosa como ésta resulta una verdadera delicia. Y la manzana es el complemento perfecto, al menos para mi que, como ya os he dicho tantas veces, me parece la fruta más sabrosa y perfecta para hornear.

Si queréis ver otro pastel especiado que publiqué hace ya algunos meses, pinchad aquí. Y os cuento ya cómo preparar el de hoy.

Elaboración

  1. Preparamos un molde desmontable de 18 cm, lo engrasamos y lo forramos.
  2. Tamizamos la harina y la mezclamos con las especias. Reservamos.
  3. Pelamos, descorazonamos y cortamos en rodajas gruesas las manzanas. Rociamos con zumo de limón y reservamos.
  4. Batimos la mantequilla, que estará a temperatura ambiente, con el azúcar.
  5. Batimos los huevos y los añadimos poco a poco a la mezcla anterior mientras seguimos batiendo hasta que se forme un crema ligera y esponjosa.
  6. Añadimos la mezcla de harina y especias a la crema anterior, paulatinamente, y mezclamos muy bien.
  7. Echamos la mitad de la mezcla en el molde preparado y, encima, repartimos los trozos de manzana. Lo cubrimos con el resto de la masa.
  8. Metemos al horno, precalentado a 180 ºC, unos 90 minutos o, hasta que al pincharlo con una brocheta, ésta salga limpia.
  9. Una vez fuera, dejamos enfriar el pastel en el molde y, antes de servir, espolvoreamos con azúcar glas.

 

¡Espero que os haya gustado! Ya véis qué sencillo es, no hay excusa para no hacerlo y no disfrutar de una pastel rico rico de verdad.

¡¡ Hasta pronto !!

Encar