Lucía es mi sobrina, que acaba de cumplir 13 años como 13 soles, y por eso, si me permitís, esta entrada está dedicada a ella. Sobre Lucía os podría contar muchas cosas, y todas buenas … que es muy trabajadora, es una niña de “todo sobresaliente” que está, además, en 6º año de conservatorio, …  es lista, es simpática y cariñosa, es generosa, es guapa… pero, lo más importante es que tiene un gran corazón, es la dulzura personificada y, por eso, todos le queremos tanto. Y como os cuento, ha sido su cumpleaños, y me pidió que le hiciera este pastel de turrón, que ya le había hecho en otra ocasión, y que le gusta mucho. Y aquí lo tenéis. Para mi es un pastel exquisito que, en general, no es que guste, sino que encanta a todos los comensales, espero que a vosotros también, y os animéis a hacerlo. Pues sólo felicitar desde aquí también a Lucía, ¡¡ felicidades sobrinita !! , y os cuento ya cómo es la receta..

Elaboración

  1. Preparamos un mole de horno de 23 cm. de diámetro y 10 cm. de alto, y lo forramos con papel sulfurizado recortando un círculo para la base y un largo rectángulo para los laterales.
  2. Lavamos, secamos y rallamos la corteza del limón.
  3. Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos reservándola en un cuenco.
  4. Batimos los huevos con la sal. Añadimos, poco a poco, mientras batimos continuamente, el azúcar, el aceite, la leche, la rayadura de limón y, por último, la harina con la levadura.
  5. Volcamos la masa en el molde de horno y cocemos, en horno precalentado a 170-180 º C, durante 70 minutos aproximadamente (la temperatura y el tiempo de cocción exactos dependerán de vuestro horno, así que, hacia el final, cuando veamos el bizcocho bien alzado y dorado, probamos pinchando con un palito  para comproblar que sale seco).
  6. Una vez cocido el bizcocho, lo dejamos enfriar y lo desmoldamos (lo ideal es hacer el bizcocho el día anterior).
  7. Preparamos el almíbar. Para ello hervimos el agua con el azúcar durante unos 15 minutos. Lo dejamos enfriar un poco, y le agregamos el licor de turrón. Usaremos el almíbar cuando esté frío.
  8. Elaboramos el relleno. Después de trocear y deshacer con un tenedor la tableta de turrón, le añadimos las 2 cucharadas de leche y lo batimos todo con la batidora hasta que se haga una pasta más ligera. Por otro lado, montamos la nata hasta que forme picos; en ese momento le empezamos a añadir poco a poco, cucharadas pequeñas de la crema de turrón, mientras no dejamos de batir. Cuando hayamos añadido todo, el relleno ya está listo, y lo dejamos reposar en la nevera hasta el momento de usarlo.
  9. Pasamos a montar la tarta. Con la altura que adquiere este bizcocho, yo lo corté en tres capas, como véis en las fotos, pero a los más osados les animo a hacer cuatro, tiene un alto suficiente. Una vez hechas las capas con un chuchillo largo y afilado, emborrachamos la inferior y la cubrimos con un poco de relleno; colocamos la segunda encima, y repetimos el proceso. La última capa la emborrachamos también e incluso, es posible que la tengamos que igualar un poco en la parte superior, en caso de que el bizcocho se nos haya bombeado.
  10. Preparamos la cobertura. Para ello, montamos la nata  agregándole el azúcar glass al final, cuando ya esté casi formando picos, y poco a poco. Con una lengüeta de goma repartimos la cobertura por todo el pastel, con cuidado e igualándola por todos los lados. Adornamos con los frutos rojos y, después de unas horas de reposo en la nevera, ¡¡ a disfrutar de un magnífico pastel !!

Espero que os haya gustado la receta de hoy. Para mi este pastel es espectacular e ideal para ocasiones muy especiales. Yo lo hice tres veces en mi vida, las dos últimas a petición de los comensales, porque gusta, gusta mucho…,  y seguro que lo repetiré en breve. ¡¡ Hasta pronto !!

Encar