Hoy cambiamos de tercio .. ¡la primera receta salada del blog!. Tampoco creo que haya muchas más, pues este rincón lo creé especialmente para deleitarme con elaboraciones dulces, que es lo que más me gusta hacer, pero esta receta se la debía a los seguidores de nuestra página en Facebook, ya que un día la comenté y algunos me pidieron que la publicase.

Como veréis, es un pastel sencillo y fácil de hacer. La masa base no es casera, aunque sí suelo hacerla en casa usando una receta que me encanta, pero en esta ocasión iba con algo de prisa. En una próxima ocasión salada, porque alguna más caerá, os la cuento, ¡prometido!. También observaréis que los bordes del pastel son altos, no a ras del relleno, y es que a mi me gusta el aspecto que le da así, pero vosotros podéis igualarlos si queréis una terminación más “perfecta” digamos.  Os cuento ya cómo lo hice.

 

Elaboración

  1. Preparamos un molde desmontable de 20 cm. de diámetro.
  2. Dejamos descongelar las placas de masa brisa un par de horas antes de la elaboración del pastel.
  3. Picamos las cebollas finamente y las pochamos en una sartén. Cuando empiecen a verse brillantes añadimos las setas y las cocinamos a fuego medio junto con la cebolla. Una vez hechas las setas las retiramos del fuego y escurrimos el líquido que hayan generado. Salpimentamos y les agregamos el jamón serrano, mezclamos y dejamos enfriar.
  4. Mientras se enfría el relleno cocinamos la masa. Precalentamos el horno a 180 º C. Disponemos un círculo de masa en la base del molde y un rectángulo de masa, desigualado por el borde superior, en los laterales rodeándolo todo, y sellamos los bordes de ambas piezas. Sobre el círculo de la base, que pincharemos varias veces con un tenedor, colocaremos un trozo de papel de plata y, sobre el mismo, un puñado de legumbres secas. Horneamos unos 10 minutos.
  5. En un bol batimos los huevos con una pizca de sal. Agregamos la nata y batimos un poco más. Si le añadimos queso, lo echaremos en este momento, y mezclaremos con una espátula. Finalmente, agregamos el relleno a la mezcla de huevos, nata y queso,  mezclamos de nuevo y lo echamos todo en el molde con la masa semi cocinada.
  6. Metemos el pastel al horno, precalentado a 180 ºC, unos 25- 30 minutos.
  7. Una vez fuera dejamos enfriar unos 20 minutos antes de desmoldar para que se enfríe del todo.

Espero que os haya gustado. Nos vemos en breve con una recetita dulce… ¡¡ Hasta pronto !!

Encar