¡¡ Hola a todos !!

Aquí estamos de nuevo, con el otoño ya plenamente instalado entre nosotros y .. ¡celebrando una año de blog!. Sí, el día 20 de Septiembre, hace un año, comenzó esta andadura ,y es toda una alegría para mi recordarlo.

Fueron unos comienzos muy estimulantes y satisfactorios porque el blog gustó mucho y, de pronto, llegaron 3 entrevistas, un montón de seguidores, especialmente en Facebook, y un enriquecedor (y divertido) intercambio de impresiones y experiencias en la red que ya será para siempre una gran experiencia para mi.

Ahora, en tiempos blogueros mucho más tranquilos, seguimos por aquí, disfrutando, compartiendo, y esperando que las propuestas reposteras que os haga os sigan gustando como hasta ahora. Y bueno, ¡vamos con la de hoy!

Un pastel sencillo donde los haya, y rico hasta decir basta. ¿No os encantan las masas hechas con plátano? A mi sí, desde luego, por eso este pastel lo dejo ya como uno de mis favoritos, por su textura suave y su sabor exquisito. Os cuento ya cómo hacerlo.

Elaboración

  1. Preparamos un molde de plum-cake de 23 cm. o uno redondo del mismo diámetro, huntado con mantequilla y espolvoreado con harina después.
  2. Tamizamos la harina junto con la levadura.
  3. Con una batidora eléctrica trituramos los plátanos con el yogurt, las claras de huevo y la esencia de vainilla.
  4. Batimos la mantequilla con el azúcar moreno y, a esta preparación, le agregamos la mezcla de plátano. Mezclamos bien.
  5. Agregamos, poco a poco, la harina al preparado anterior, mientras removemos constantemente.
  6. Vertemos la mezcla en el molde.
  7. Troceamos la fruta escarchada o seca y la añadirmos, junto con los frutos secos picados, por encima de la masa del pastel, bien distribuidos y formando una capa de un grosor homogéneo.
  8. Horneamos, en horno precalentado a 175ºC, durante unos 45 minutos aproximadamente (comprobaremos que está cocido pinchando con una brocheta y viendo que sale limpia).
  9. Una vez fuera del horno, y tras unos 20 minutos, desmoldamos el pastel para que termine de enfriar sobre una rejilla.

¿Fácil, verdad? Claro, como todo lo que os propongo, no me podéis decir otra cosa, jaja. Pues ¡hala!, manos a la masa, ¡y a disfrutar!

La receta original es de L’Exquisit, aunque le he cambiado alguna cosilla.

¡¡ Hasta pronto !!

Encar