Un día como hoy, hace 4 años, nacía mi hijo Mario. Una fecha inolvidable y única a partir de la cual mi vida, y el orden de prioridades que la regía, cambiaron radicalmente, muchas cosas se relativizaron y, en definitiva, mi existencia pasó a un segundo plano con respecto a la de él. Bueno, supongo que a los que sois padres/madres, todas estas cosas os sonarán y las sabréis de sobra … y también sabréis que, cada año, toca celebrarle el mejor cumpleaños posible a nuestro niño/a. Nosotros tuvimos la fiesta este fin de semana, y yo me aventuré a hacerle dos pasteles. Aquí os presento el primero, un brazo con bizcocho y relleno de chocolate, y cobertura de crema de queso con chocolate de colores.  La receta no está sacada de ningún sitio, la he creado un poco a mi manera a partir de otros brazos hechos anteriormente. Lo único que he compiado literalmente del maravilloso blog de Bea Roque, El rincón de bea, fue la cobertura, que es la que ella utiliza para su Red Velvet, a la que añadí las bolitas de chocolate. Espero que os guste.

Elaboración:

  1. Preparamos un molde plano para hacer el bizcocho, de 38 x 28 cm, forrado con papel sulfurizado.
  2. Separamos las yemas de las claras y, en un cuenco, batimos las yemas con 115 gr. de azúcar hasta que estén pálidas y esponjosas.
  3. A continuación, batimos las claras con el resto del azúcar en otro cuenco hasta que se forme un merengue. Mezclamos el merengue con las yemas.
  4. Tamizamos juntos la harina, la maicena y el cacao, y los incorporamos suavemente a la preparación anterior.
  5. Extendemos la mezcla en el molde plano y lo horneamos unos 10 minutos a 180 ºC. Una vez fuera del horno, tras unos minutos, lo desmoldamos sobre un paño ligeramente humedecido y lo enrollamos. Lo dejamos envuelto en el paño, al menos 4 horas, o toda la noche si es posible.
  6. Para preparar la crema del relleno, fundimos el chocolate. Lo retiramos del fuego y le añadimos la mantequilla. Dejamos enfriar la mezcla.
  7. Montamos la nata y la agregamos al chocolate, removiéndolo todo para que se mezcle bien. Aquí, un pequeño inciso: esta crema no queda muy dulce, lo cual, en contraste con el dulzor de la cobertura a mi me encantó. Pero si lo preferís, le podéis añadir azúcar a la nata, más o menos, en función de cómo os guste de dulce. Yo creo que de 2 a 4 cucharadas sería suficiente.
  8. Pasadas las horas necesarias de reposo del bizcocho, lo desenrollamos y extendemos la crema de chocolate por la cara interior. Lo volvemos a enrollar, recubriendolo de nuevo con el paño, y lo dejamos reposar así al menos una hora.
  9. Para hacer la cobertura de crema de queso batimos todos los ingredientes a velocidad media, hasta que consigamos una mezcla suave.
  10. Desenvolvemos el brazo y lo recubrimos con la crema de queso. Finalmente disponemos los Lacasitos y m&m’s a nuestro gusto. Os recomiendo que este último paso lo hagáis, aunque esto sea algo latoso,  poco antes de servir el pastel, pues estas deliciosas chuches destiñen maravillosamente bien pasado un rato. Os lo digo por experiencia ..

Sólo deciros que, aunque sea un poco laborioso, merece la pena aventurarse con este pastel. Queda muy sabroso, y la decoración les encanta a los niños, al menos con Mario así ocurrió. ¡Hasta pronto!