Hoy, 10 de Octubre, hace cinco años que nació mi pequeño Mario, y a mi me parece mentira que ya haya pasado tanto tiempo… Pero ahí está, alto y precioso, tan inquieto y travieso como siempre, bueno, dulce, generoso, cariñoso.. con su gran sonrisa siempre y y su insaciable sed de juerga y travesuras…tan “Mario” como siempre, jajaja.

El sábado pasado celebramos una fiesta de cumpleaños con sus compañeros de clase. Fue una fiesta conjunta con su amigo y compañero Miguel, dónde nos lo pasamos estupendamente y pudimos degustar, aparte de la deliciosa tarta de galleta de Esperanza, la mamá de Miguel, esta que os traigo hoy. De nuevo y desde aquí, muchas gracias a todos por asistir y hacer que los niños disfrutaran tanto.

Para que fuera un día de fiesta al completo para Mario, por la mañana le llevamos al cine a ver una película que llevaba tiempo esperando y, para cuando volvió, el pastel ya estaba listo. Aunque claro, yo no sabía cómo iba a reaccionar cuando lo viera, Mario es muy suyo… afortunadamente, ¡le encantó!, le sorprendió, le hizo muchísima ilusión, … y yo, al fin, después de ver esa carita ilusionada, descansé satisfecha, jajaja.

Sobre los ingredientes del pastel os quiero comentar que, por primera vez, utilicé el cremor tártaro, que no es otra cosa que uno de los componentes de la levadura en polvo que utilizamos habitualmente (Royal), y que sirve para estabilizar y aumentar el volumen de las claras. Hay determinados pasteles americanos en los que es imprescindible, en este que os traigo hoy no lo es, así que si no la encontráis, no os preocupéis.

¡Y vamos ya con la receta!

Elaboración

  1. Comenzamos haciendo los bizcochos, si es posible la noche anterior. Preparamos dos moldes redondos de 18 cm. engrasados y con la base forrada de papel de hornear.
  2. Tamizamos la harina, la maizena, la levadura y la sal.
  3. Separamos las claras de las yemas. Batimos las claras hasta que empiecen a hacer espuma. En ese momento añadimos el cremor tártaro y seguimos batiendo hasta formar picos suaves, cuando añadiremos, poco a poco, 4 cdas. de azúcar, mientras batimos constantemente hasta conseguir, finalmente, llegar al punto de nieve.
  4. Batimos la mantequilla, a temperatura ambiente, con el resto de azúcar durante unos 3-4 minutos, hasta conseguir una mezcla blanquecina y esponjosa.
  5. Añadimos las yemas a la mezcla anterior, ligeramente batidas y poco a poco, y batiendo constantemente.
  6. Agregamos la mezcla de harina y la leche al preparado anterior, poco a poco y alternando, una parte de harina, un poco de leche, y así sucesivamente hasta que lo echemos todo, y sin dejar de batir un momento. Batir muy bien para que todos los ingredientes se queden perfectamente integrados.
  7. Agregamos las claras a la mezcla anterior, poco a poco y mezclando con suavidad para que no se bajen.
  8. Repartimos la masa en los dos moldes y los horneamos uno a uno, en horno precalentado a 175 ºC, durante unos 30 minutos o hasta que al pinchar el palito salga limpio.
  9. Una vez fuera del horno, y tras unos minutos de reposo, desmoldamos los bizcochos para que terminen de enfriar sobre una rejilla.
  10. Preparamos el almíbar, y para ello hervimos el agua con el azúcar, la corteza de limón y la canela, a fuego medio, durante unos 15 minutos, removiendo frecuentemente. Dejamos enfriar.
  11. Preparaos el relleno para lo cual montamos la nata (que estará muy fría) con el azúcar glas y reservamos en la nevera.
  12. Preparamos la cobertura derritiendo los dos tipos de chocolate al baño maría. Una vez fuera del fuego agregamos la nata y removemos. Dejamos reposar unos minutos (no demasiados porque se endurece rápido).
  13. Montamos la tarta. Bañamos en primer bizcocho con el almíbar y lo cubrimos con una generosa capa de nata montada. Colocamos encima el segundo bizcocho, lo bañamos de nuevo con almíbar y cubrimos el pastel con el chocolate. Sin esperar a que éste último se seque aplicamos los kit-kat alrededor, en bloques de dos y, si lo deseamos, cerramos todo con un lazo, cinta,… y dejamos enfriar en la nevera. Antes de servir echamos los lacasitos y M&M’s encima y decoramos con las bolas de chicle o lo que deseemos. ¡¡ A disfrutar !!

Espero que os haya gustado la receta y os decidáis a hacerlo en breve, especialmente si tenéis niños,.. ¡ya veréis su reacción al verlo! No hay nada mejor.

¡¡ Hasta pronto !!

Encar