¡¡ Muy buenas !!

Hoy volvemos a cocinar con un producto de temporada, tal y como os contaba ayer en Facebook, unas estupendas castañas de mi pueblo, A Fonsagrada que, junto a mi familia, recolecté cuando estuvimos allí hace poco. ¡Qué satisfacción da comerse o cocinar alimentos cogidos por uno mismo!, ¿verdad?, además de lo divertido y didáctico que resulta para los niños. Os dejo alguna foto de ese día, ¡divertido día!

El pastel que os propongo hoy tiene un textura densa pero suave, se deshace muy fácilmente en la boca y resulta una combinación deliciosa. Yo lo quise acompañar con fresas, que combinan muy bien con el chocolate, pero también lo podríais hacer con frutos rojos, nata,..

Os cuento ya cómo lo he preparado.

Elaboración

  1. Preparmos un molde (de roscón, de plum-cake,..) y lo untamos con mantequilla.
  2. Lavamos las castañas y les hacemos un corte. Las ponemos al fuego en una olla con agua hirviendo y las dejamos unos cinco minutos. Una vez fuera del fuego, escurridas y cuando se hayan enfriado un poco, las pelamos.
  3. Ponemos en un cazo al fuego, la leche, el azúcar, la sal y las castañas. Cuando rompa a hervir la leche, bajamos el fuego y lo dejamos cocer unos 20 minutos o hasta que las castañas estén blandas. Batimos con la batidora eléctrica hasta conseguir una crema de castañas fina y homogénea. Dejamos enfriar.
  4. Derretimos la mantequilla en el microondas y le agregamos el chocolate troceado. Después de un minuto, removemos para que se mezclen hasta que se forme una crema.
  5. En un bol echamos unos 500 gr. de la crema de castañas preparada anteriormente, los huevos y la harina, y batimos con la batidora. Agregamos la crema de chocolate y mezclamos muy bien hasta que se convierta en una pasta homogénea.
  6. Echamos en el molde preparado y cocemos, en horno precalentado a 180 ºC, durante unos 40 minutos.
  7. Una vez fuera del horno, dejamos enfriar antes de desmoldar y espolvorear, posteriormente, con azúcar glas.

¡Espero que os haya gustado! La idea original es de Gastronomíaycia y, como véis, es una receta sencilla y más que sugerente. Merece la pena probarla aprovechando las estupendas castañas que hay este año.

¡¡ Hasta pronto !!

Encar