Hoy os propongo este pastel de fácil elaboración y resultado exquisito. Su textura ligeramente densa y húmeda, como se puede apreciar en el corte,  con un intenso gusto a chocolate, en combinación con la jugosidad y sabor de las guindas, resulta muy agradable, deliciosa. Si os digo la verdad, mi intención inicial era hacerlo con cerezas naturales, pero cuando fui a comprarlas el precio de las mismas me dejó en auténtico estado de shock, jajaja, así que cuando me recuperé  del susto pensé que podía probar a ponerle cerezas ácidas o guindas, y el resultado fue perfecto. En casa nos gustó mucho a todos. Os cuento ya cómo hacer este pastel.

Elaboración

  1. Preparamos un molde de base desmontable de 20 cm. de diámetro. Lo untamos con mantequilla.
  2. Troceamos el chocolate y la mantequilla y los ponemos, junto con el agua caliente y la vainilla, en un cuenco refractario. Lo colocamos sobre un cazo con agua sin llegar a hervir y asegurándonos de que la base del cuenco no toca el agua. Calentamos a fuego lento hasta que el chocolate se haya fundido.
  3. Una vez fundido el chocolate lo retiramos del fuego y lo mezclamos con el azúcar blanquilla.
  4. En un bol batimos los huevos y los añadimos a la mezcla anterior, batiendo bien para que se mezclen.
  5. En un cuenco mezclamos la harina con levadura, tamizada previamente. con las almendras molidas. Agregamos esta preparación a la de chocolate, sin dejar de batir, hasta obtener una mezcla homogénea.
  6. Separmos unas 15 guindas para adornar y el resto, o las que nos apetezca echar a gusto, las incorporamos a la masa anterior. Volcamos la masa en el molde untado y distribuimos las guindas de adorno por la superficie.
  7. Horneamos el pastel, en el horno precalentado a 160ºC, unos 40 minutos o hasta que, al pincharlo con un palillo, éste salga limpio.
  8. Una vez fuera del horno, dejamos enfriar el pastel unos 10 minutos antes de desmoldarlo para que se enfrie totalmente.

Bueno, espero que os haya gustado la receta y os animéis a hacerla. A la hora de servirlo lo podéis acompañar de nata montada o, si lo preferís, espolvorear la superficie con azúcar glass para darle un toque nevadito a la decoración y endulzarlo, de paso, un poquito más. ¡¡ Hasta pronto !!

Encar