Los panecillos que os traigo hoy son ideales para una primera incursión en la elaboración de pan casero. Tienen una preparación fácil y rápida, con ingredientes muy asequibles. Por otro lado, se trata de panes dulces, pero no demasiado, así que se pueden degustar perfectamente tanto con acompañamiento dulce (chocolate, … ), como salado (jamón york, con queso de untar están deliciosos,.. ) y, por supuesto, tomarlos tal cual, acompañando al café, té, etc., pues la fruta y la mermelada constituyen un complemento dulce que los hace exquisitos por sí solos. La textura es fantástica, esponjosa y muy sabrosa.

Os comento también que, con esta misma masa, podéis hacer diferentes tipos de pan, es decir, darle diferentes terminaciones. Os propongo una versión con NUECES, un poco menos dulce pero igual de rica. Sin más, espero que encontréis interesantes estos panecillos para vuestra próxima aventura repostera, y os dejo ya la receta …

Elaboración

  1. En un bol juntamos 400 gr. de harina, la mantequilla a temperatura ambiente, la sal, la levadura, las dos yemas y el azúcar, y los mezclamos con las manos.
  2. Añadimos la leche y los albaricoques troceados muy finamente, y seguimos mezclando hasta que empiece a formarse una masa bastante líquida. Poco a poco, vamos agregando el resto de la harina, amasando constantemente el preparado, hasta conseguir una masa consistente.
  3. Empezamos a formar los panecillos y, para ello, espolvorearemos cada trozo de masa con un poco de harina, si fuera necesario, evitando así que éstos se nos peguen a las manos.
  4. Una vez formados los bollos, les hacemos dos hendiduras en la parte superior para colocarles posteriormente los medios albaricoques (si se los ponemos ahora, se tostarían demasiado).
  5. Vamos colocando los panecillos en una placa de horno forrada con papel sulfurizado, no demasiado juntos, pues se ensanchan en la cocción. Teniendo en cuenta que, con las cantidades de la receta, salen unos 14 bollos (dependiendo siempre del tamaño que decidamos), necesitaremos dos bandejas para sendas hornadas.
  6. Horneamos a 180 ºC durante 30- 35 minutos, o hasta que estén doraditos. Cortamos los albaricoques en dos, o en los trozos que deseemos, dependiendo de qué adorno queramos ponerle.
  7. Cuando estén más o menos templados, pintamos los panecillos con la mermelada de albaricoque, y les colocamos las mitades de albaricoque en las hendiduras que les hicimos, así se pegarán mejor. Luego, pintamos también la fruta con la mermelada.

Para la elaboración de los panecillos con NUECES cambiaremos los albaricoques por 150 gr. de nueces, la mitad picadas finamente  para el interior de los  panecillos ,y la otra mitad cortadas al medio para decorar el exterior. Sustituiremos también la cobertura de mermelada por una capa de huevo batido aplicada antes de hornear los panecillos. El proceso de elaboración es el mismo.

Como habéis visto, son unos panes sencillos y resultan deliciosos, ¡no se puede pedir más!, ¿verdad?

Espero que os hayan gustado. Hasta pronto, ¡que seáis muy felices!

Encar