Después de tanto pastel y dulce navideño, hacemos un pequeño stop en el camino. Hoy os propongo una receta light, baja en calorías, muy fácil de hacer y francamente deliciosa. Como os podéis imaginar, cuando horneé este pan con tantas especias, de la cocina salía un olor .. mmm .. exquisito, una delicia, y luego el sabor fue como se esperaba: delicioso. Para ser un pan para personas que están a dieta, o que simplemente quieren mantener un poco a raya los kilos, es una verdadera maravilla, es tierno, suave y ¡está más que bueno!. Os cuento la receta, veréis qué fácil es..

Elaboración

  1. Encendemos el horno a 180 ºC para que vaya calenando y engrasamos con aceite de oliva un molde de plum cake (o con la forma que le queráis dar al pan). Además del aceite, en la base del molde coloqué un rectángulo de papel de hornear, para prevenir que se pudiera pegar por abajo.
  2. En un bol mezclamos con una cuchara los dos salvados, la leche en polvo y la levadura.
  3. Añadimos las 6 cucharadas de queso a la mezcla anterior y volvemos a remover hasta que se forme una pasta homogénea.
  4. Agregamos los huevos y mezclamos. A continuación, añadimos las claras y removemos de nuevo.
  5. Finalmente echamos las especias y la sacarina, y movemos hasta que se integre todo.
  6. Volcamos en el molde preparado, esparcimos el ajonjolí y horneamos unos 35 minutos.
  7. Una vez fuera del horno, lo dejamos enfriar y desmoldamos. ¡Nuestro pan está listo, al ataqueeee!

No me digáis que esta vez os hago trabajar mucho, ¡más fácil imposible!, y ya veréis qué bueno está… ñam!! Hasta pronto !!

Encar