Las avellanas son uno de los frutos secos que más me gustan y, como véis, los utilizo mucho en mis postres. Mezcladas con las masas de bizcocho, magdalenas, muffins.. me parecen, junto con las nueces, una apuesta siempre segura, y si esa masa además es de chocolate, el resultado suele ser muy satisfactorio, especialmente para los chocolateros adictos como una servidora. Si os pasa como a mi, no podéis dejar de hacer estos muffins, los disfrutaréis mucho, y si tenéis niños por casa, ya no os digo nada.. ¡desaparecerán volando! Os cuento ya cómo se preparan.

Elaboración

  1. Comenzamos calentando al baño maría la mantequilla junto con los 100 gr. de chocolate con avellanas hasta que consigamos una mezcla líquida. Agregamos las avellanas cortadas a la mitad y dejamos enfriar.
  2. En un bol echamos el huevo y la leche, con el café disuelto en ella, y mezclamos con un batidor. Añadimos el chocolate derretido y volvemos a mezclar.
  3. En un cuenco tamizamos la harina y le agregamos la levadura, el azúcar, el cacao y la sal, y mezclamos. Lo incorporamos todo, en varias veces, a la mezcla de huevos, leche y chocolate, mientras removemos constantemente para que se integren en una crema homogénea.
  4. Precalentamos el horno a 180 ºC y distribuimos el preparado anterior en 6 moldes metálicos, de silicona o papel, llenándolos 3/4 partes de los mismos. Los cocemos durante unos 20 minutos. Una vez fuera los dejamos enfriar antes de desmoldar.
  5. Preparamos la cobertura cuando los muffins están fríos, pues ésta se aplicará caliente en cuanto esté lista. Para ello calentamos al baño maría los dos tipos de chocolate, junto con la mantequilla. Cuando ese haya formado una cobertura líquida le agretamos las avellanas picadas finamete y lo distribuímos por encima de los muffins. A los que deseemos los aplicamos, además, una cucharadita de crocanti. Dejamos enfriar antes de consumir.

Bueno, pues una propuesta más para una merienda o desayuno delicioso y fácil de preparar. Estas recetas es conveniente tenerlas a mano siempre, ¿verdad? Aportan mucho y exigen tan poco esfuerzo… ¡¡ Hasta pronto !!

Encar