No sé si os lo comenté en alguna otra ocasión, el queso es uno de los alimentos que más me gusta, cualquier queso, curados, frescos, cremosos, azules,.. ¡me encanta! Y en alguna ocasión me planteé hacerlo, pero me parecía algo complicado y siempre pensaba que debía empezar por algún tipo simple. Entonces me encontré con el queso fresco que Pilar, de Cook and Spoon, elaboró hace unos días, y pensé, ¡a por él! ..!! Y aquí lo tenéis !! Sólo os puedo decir que estaba buenísimo, y parece mentira, con lo simple que es de hacer…. Bueno, y como hice dos (en la foto de la derecha podéis ver uno de ellos, sale de ese tamaño con las cantidades que os pongo), uno nos lo tomamos tal cual y con el otro hice esta mousse, ¡ deliciosa ! Os cuento ya cómo podéis preparar el queso y la mousse. Por cierto, como nos dice Pilar, el queso dura en la nevera 3 días (los nuestros no llegaron a tanto..).

Elaboración

  1. Comenzamos elaborando el queso la noche anterior para que repose, al menos, 6 horas. Para ello calentamos en un cazo la leche junto con la nata y la sal. Cuando comience a hervir le agregamos el zumo de limón y lo dejamos a fuego bajo durante 2 minutos. Pasado ese tiempo lo retiramos del fuego y lo dejamos reposar 20 minutos.
  2. Cubrimos un colador con una tela de gasa y colamos “el queso”. Eliminamos el suero que haya salido y le dejamos un recipiente debajo para que siga escurriendo poco a poco el resto. Cerramos las gasas a modo de hatillo y lo dejamos en la nevera toda la noche. Por la mañana el queso estará hecho.
  3. Preparamos la salsa de frutos rojos. Para ello, sacamos del congelador los frutos rojos aproximadamente una hora antes de utilizarlos. Ponemos al fuego el agua con el licor de moras y el azúcar, y lo hervimos unos minutos. Agregamos los frutos rojos, y lo dejamos todo a fuego suave unos 5-7 minutos más. Una vez fuera del fuego, dejamos templar y lo batimos con la batidora. A continuación, colamos la salsa con un colador para eliminar todas las semillas.
  4. Para preparar la mousse batimos el queso junto con la salsa de frutos rojos (absolutamente fría) y, con una manga pastelera repartimos la mousse en las copas.
  5. Montamos la nata junto con el azúcar glass y adornamos al gusto las mousses y, ¡a disfrutar!

Espero que os haya gustado esta sencilla y, más que nunca, casera mousse, y os lancéis a prepararla. Y lo mismo os digo del queso, porque además de estar riquísimo, ¡ya veréis qué satisfacción da tomarse un queso hecho con vuestras propias manos! Bueno, al menos a mi me ha pasado, quizá porque era el primero que hacía.. ¡¡ Hasta pronto !!

Encar