¡ Hola a todos !

Creedme si os digo que tengo, al menos, cinco recetas para publicar, ¡y no encuentro el momento de sentarme a escribir el post! Son tiempos de mucho lío para mi, habrá que organizarse mejor :).

Hoy os traigo unas magdalenas muy fáciles de preparar y con un sabor que, últimamente, me gusta mucho en la repostería: el anís. Aunque no seáis muy fans de este ingrediente, os aseguro que el toque que le da es realmente rico, y con el fondillo del sabor a naranja.. ¡deliciosas!

La verdad es que es una receta muy rápida y resultona, de hecho la hice este fin de semana sin tenerla planificada. Había preparado una tarta y un brownie (cuyas recetas ya os contaré) y, en el último momento, pensé que a lo mejor no llegaba para todos (éramos unos cuantos..), ¡y qué bien hice! Nos lo comimos practicamente todo, lo cual es muy satisfactorio para la cocinera, ¿verdad? ;)

Os cuento ya cómo hacerlas.

Elaboración

  1. Tamizamos la harina y la levadura, rallamos la naranja, y reservamos.
  2. Batimos los huevos con la batidora. Poco a poco vamos agregando el azúcar, mientras seguimos batiendo en todo momento.
  3. Agregamos el aceite y, a continuación, la leche y el anís. Batimos de nuevo.
  4. Añadimos ahora los ingredientes secos, y mezclamos muy bien, intentando que no quede ningún grumo y que todos los ingredientes se integren perfectamente.
  5. Distribuimos la mezcla preparada en los moldes de papel, colocados dentro de un molde metálico para que no se deformen. Rellenamos 3/4 partes y espolvoreamos con azúcar (opcional).
  6. Horneamos las magdalenas, en horno precalentado a 190 ºC, durante unos 15-18 minutos o hasta que veamos que han subido lo suficiente y estén doradas.
  7. Una vez fuera del horno, esperamos unos minutos y las sacamos del molde metalizado para que terminen de enfriarse.

Sólo añadir que, con un chocolate bien calentito y, claro, buena compañía y conversación, ¡estas magdalenas son perfectas! :)

¡¡ Hasta pronto !!

Encar