Aunque la primavera no ha llegado, el ambiente es absolutamente primaveral, cálido y muy agradable. Dan ganas de disfrutarlo y dejarse llevar por la alegría que transmite este tiempo… si no fuera por lo perjudicial que está resultando la falta de lluvia para la agricultura de nuestro país en estos momentos. Así que deseando que cambie el tiempo y llegue la lluvia, os propongo estas deliciosas galletas. Ojalá las podáis disfrutar en casita viendo caer el agua a través del cristal.

Elaboración

  1. En un bol mezclamos el zumo, el aceite, la yema de huevo y la rayadura de mandarina y, con unas varillas, lo batimos bien hasta que todo se mezcle.
  2. En otro bol mezclamos la harina, el azúcar, la levadura y el jengibre.
  3. Poco a poco vamos echando los ingredientes secos en el bol de los líquidos mientras removemos constantemente con las varillas. Cuando lleguemos a un punto en el que la masa es ya consistente pasamos a amasar con las manos hasta que nos quede una masa homogénea y húmeda.
  4. Cubrimos de papel film la masa y la dejamos reposar en la nevera, al menos, 1 hora.
  5. Con un rodillo de madera extendemos la masa dejando unos 2 mm. de espesor y, con un cortapastas, hacemos las galletas y las vamos colocando en un placa de horno cubierta de papel sulfurizado. Como nos sale unas 20 galletas deberemos preparar 3 placas y las hornearemos en 3 veces.
  6. Cocemos las galletas, en horno precalentado a 180 ºC, unos 15 minutos.

Personalmente, me encantaron estas galletas. Espero que os animéis a hacerlas porque quedan estupendas, riquísimas. ¡¡ Hasta pronto !!

Encar