Las empanadas en Galicia se conocen desde la época de los Godos, en el S. VII, donde parece ser que ya se decretan las normas para su elaboración. Las empanadas gallegas aparecen ya talladas en el S. XII en el Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela.

Hoy os traigo esta empanada de la cual intenté averiguar algo en relación a su historia, pero nada encontré, y me quedé con las ganas… La receta la he sacado de un libro de la abuela de Carlos, mi marido, “El libro de oro de la cocina española” que es un excelente compendio de las mejores recetas tradicionales de nuestro país, y la verdad es que nos encantó, tanto el relleno como la masa, para repetir receta en breve seguro.

Por cierto, hace poco tuvimos Kedada Bloguera en Madrid y, por si alguno se perdió la crónica de ese fantástico día os dejo AQUÍ mi resumen de la misma, AQUÍ la de Mar, con un montón de fotos, y AQUÍ el de Paloma. Y a continuación os cuento como hice la empanada.

Elaboración

  1. Comenzamos preparando la masa que será tipo pan. Para ello templamos el agua y le agregamos la levadura deshecha más 2 cucharadas de harina, y lo dejamos fermentar a temperatura ambiente unas 2 horas.
  2. Pasado el tiempo de fermentación echamos el resto de la harina sobre una superficie y en el centro le hacemos un hueco donde depositaremos un poco del fermento. Poco a poco vamos echando harina de los laterales y  el resto de fermento, y lo vamos mezclando todo. Agregamos también la sal y amasamos. Cubrimos la masa final con un paño y la dejamos reposar en un lugar cálido durante 1 hora.
  3. Pasamos a preparar el relleno. Para ello picamos finamente la cebolla y los ajos, y en trocitos los pimientos. En una sartén con aceite de oliva sofreímos los tres ingredientes hasta que estén tiernos. En ese momento les agregamos la sal y el pimentón y, a continuación, el puré de tomate y el lomo cortado el lonchas o trocitos delgados. Se fríe hasta que el lomo esté tierno. Una vez fuera del fuego escurrimos el relleno y reservamos el aceite que haya soltado.
  4. Pasado el tiempo de reposo de la masa, la aplastamos con las manos y la rociamos con el aceite extraído del relleno (aquí el libro añade “y la manteca”, ingrediente que no cita antes… entiendo, por lo tanto, que usaremos el aceite más manteca derretida, si es necesaria, para ablandar la masa. Yo no la usé). Trabajamos la masa hasta que haya absorvido el aceite (y la manteca) y haya adquirido una textura con cierta humedad, de tal forma que sea manejable sin romperse, pero sin ser pegajosa tampoco.
  5. Dividimos la masa en 2 partes y estiramos ambas dándole la forma que queramos (círculos, rectángulos…). Colocamos un rectánguo de masa sobre una placa de horno forrada con papel sulfurizado, la pinchamos varias veces con un tenedor, y le echamos el relleno, bien repartido y dejando libre unos 2 cm. en los bordes. Aplicamos el segundo rectángulo de masa encima y sellamos los bordes humedeciéndolos con agua y doblándolos hacia dentro. Pinchamos con un tenedor esta segunda capa de masa varias veces también.
  6. En cuanto al tiempo y temperatura de cocción el libro no ponía nada concreto. Yo la cocí 30 minutos a 180 ºC con calor arriba y abajo. A media cocción se saca del horno y se pinta con la yema de huevo mezclada con la cucharada de agua.
  7. Una vez terminada la cocción se puede degustar caliente o fría.

Bueno, pues espero que os haya gustado esta empanada y os decidáis a prepararla. En casa nos gustó mucho, a mayores y niños, el relleno es tierno y sabroso y la masa blandita, se deja comer muy bien, vamos. ¡¡ Hasta pronto !!

Encar