El Clafoutis es un postre típico de Limousin (Francia) y, aunque lo habitual es hacerlo con cerezas (aquella zona es famosa por sus cerezas negras), también se puede preparar con ciruelas o albaricoques. Yo conozco esta tarta desde no hace muchos meses, y siempre la había visto hecha con cerezas, así que me animé con esta receta de ciruelas y el resultado fue fantástico, la hice para una comida familiar y nos gustó mucho a todos. Os cuento ya cómo la he preparado.

Elaboración

  1. 3 horas antes de utilizar las ciruelas las dejamos macerar en un cuenco con el brandy y el azúcar a temperatura ambiente.
  2. Calentamos en un cazo la leche y la nata, sin dejar que lleguen a hervir. Cuando rompan a hervir lo retiramos del fuego y le añadimos la mantequilla removiendo para que ésta se derrita.
  3. Batimos los huevos y el azúcar con una batidora hasta que formen una masa blanquecina. Añadimos la mezcla anterior y batimos de nuevo.
  4. Incorporamos la harina a la preparación anterior y mezclamos manualmente hasta conseguir una masa blanda. No debemos batir enérgicamente pues la pasta resultaría dura y afectaría a la subida.
  5. Untamos el molde con mantequilla y lo espolvoreamos ligeramente con harina. Precalentamos el horno a 180 ºC.
  6. Escurrimos las ciruelas y distribuimos 3/4 partes de las mismas por la base del molde. Vertemos la crema. Echamos el resto de ciruelas sobre la crema.
  7. Horneamos la tarta 40-45 minutos o hasta que la superficie esté dorada.

Espero que os haya gustado. Ya véis que es una tarta fácil de hacer y, os aseguro, merece la pena probar esta delicia francesa. ¡¡Hasta pronto!!

Encar