Cuando hace unas semanas le hicimos ese cariñoso homenaje a nuestro compañero bloguero, Manu CatMan, pensé que quería hacer esta receta de entre todas las que él tiene en su magnífico blog, pero me quedé con las ganas porque ya estaba cogida, así que, finalmente, me decidí por el Parist Brest. Pero como con las ganas no se puede quedar uno, aquí tenéis la receta, estupenda, deliciosa, genial.. ¡¡no podéis dejar de hacerla!! Os cuento ya cómo se preparan estas exquisitas chocolate crinkles..

Elaboración

  • Fundimos, al baño maría o al microondas, el chocolate junto con la mantequilla y reservamos.
  • Con las varillas eléctricas batimos los huevos junto con el azúcar hasta que espersen un poco, unos 3-5 minutos.
  • Agregamos la vainilla y la mezcla de chocolate y mantequilla a los huevos batidos y batimos de nuevo hasta que se integre todo perfectamente.
  • En un bol tamizamos la harina junto con la sal y la levadura en polvo. Agregamos estos ingredientes secos a los húmedos anteriores, y los mezclamos bien batiendo de nuevo con la batidora hasta que sea una masa homogénea.
  • Dejamos la masa reposando en un bol, tapada con papel film o un paño, al menos 6 horas (podéis dejarla toda la noche).
  • Formamos bolitas con la masa, no muy grandes, pues aumentarán un poco de volumen, y un poco aplanadas, y las rebozamos en azúcar glass. Las vamos colocando, con suficiente separación entre ellas (unos 5cm.), en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado y las cocemos, en el horno precalentado a 180 ºC (Manu sugiere a 165ºC, pero yo aumenté la temperatura, dependerá un poco del horno por lo tanto..) durante 10-12 minutos.
  • Una vez fuera del horno, dejamos enfriar sobre una rejilla y espolvoreamos con azúcar glass.

Espero que os haya gustado la receta. Son unas galletitas fantásticas, deliciosas, os animo a hacerlas porque os van a encantar. ¡¡ Hasta pronto !!

Encar