Elaboración

  1. Separamos las yemas de las claras de huevo. Batimos las yemas con 3 cucharadas de agua, azúcar y sal, hasta que se haya fundido el azúcar.
  2. Montamos las claras de huevo a punto de nieve y vertemos la masa de claras encima de la crema de yemas. Tamizamos encima la harina mezclada con la maicena y lo incorporamos todo.
  3. Volcamos la masa en una bandeja de brazo de gitano forrada con papel de horno, y la cocemos en horno eléctrico precalentado a 200 ºC (yo lo cocí a 180ºC, depende del horno..), de aire caliente a unos 180ºC, y horno de gas en posición 3. El tiempo de cocción, unos 20-30 minutos ( de nuevo, depende del horno). A continuación, desmoldamos el bizcocho en un paño de cocina espolvoreado con azúcar, lo untamos con mermelada, lo enrollamos y dejamos enfriar. Finalmente, con mucho cuidado, cortamos en rodajas el brazo.
  4. Comenzamos a preparar el relleno, y para ello remojamos la gelatina en agua fría y separamos los huevos. Batimos las yemas con 4 cucharadas de agua hasta obtener una espuma. Incorporamos el azúcar progresivamente y agregamos 1/4 del zumo de limón y naranja. Disolvemos la gelatina en el zumo restante y la añadimos. Lo dejamos enfriar en la nevera.
  5. Montamos las claras a punto de nieve y las añadimos a la crema de huevo. Disponemos las rodajas de brazo en un cuenco, unas al lado de otras, y vertemos la crema de naranja. Guardamos en la nevera hasta que se endurezca, al menos 4 horas. Volcamos y servimos.

Si preferís sustituir la mermelada de naranja, debido al punto de acidez que suele tener, por una de melocotón, no se apreciará demasiado la diferencia y quedará más dulce la tarta.
Esta receta de Charlotte no está extraida literalmente de ningún libro o revista, por lo que no puedo citar fuentes. Es una mezcla de varias recetas, cogiendo de cada una lo que más me interesaba, más alguna aportación propia. ¡Espero que os guste!