La Cassata Siciliana es una tarta tradicional de la cocina siciliana hecha a base de queso Ricotta, azúcar, bizcocho, fruta confitada y mazapán, aunque existen muchas variantes que, entre otros, pueden añadir ingredientes como chocolate, pistachos,..

La versión que os propongo yo no lleva mazapán, he sustituido la fruta confitada por escarchada,  y he añadido una fruta fresca que está en plena temporada, las cerezas.

La verdad es que no me siento especialmente satisfecha con la cobertura de la tarta, el grosor que buscaba es este y la textura estaba bastante perfecta, pero no quedó igualado, liso, como podéis ver. Hacer un frosting de chocolate, grueso y liso, es una habilidad que aún no he alcanzado en la repostería (como muchas otras … jaja) pero bueno, la idea de cómo me parece que puede quedar bien presentada la tarta es esta. Espero que os guste y, bueno, en cuanto a sabor sí…. ¡maravillosa!

Elaboración

  1. Comenzamos preparando el bizcocho. Para ello engrasamos y forramos la base con papel de hornear de un molde de 18 cm. Aquí, he de confesaros, que hice dos bizcochos para poder hacer tres pisos, pues me da verdadero pánico la hora del corte de las capas y creo que no soy capaz de hacerlas finas sin que se me rompan (nunca lo he probado tampoco. Como digo, no me atrevo.. jaja).
  2. Tamizamos la harina, el cacao y la levadura en un cuenco grande. Añadimos la mantequilla, el azúcar y los huevos y lo batimos hasta obtener una pasta suave y cremosa.
  3. Echamos la mezcla en el molde que habíamos preparado y lo cocemos, en horno precalentado a 190 ºC, unos 50 minutos o hasta que haya subido y al pincharlo con un palito éste salga limpio.
  4. Una vez fuera del horno lo dejamos unos 5 minutos en el molde antes de sacarlo y dejarlo reposar en una rejilla (os dejo una foto del bizcocho en este momento. Por sí solo es una delicia).
  5. Pasamos a elaborar el relleno. Para ello rallamos el chocolate negro y lo añadimos, junto con  el azúcar y el licor, al ricotta. Lo batimos todo, con unas varillas manuales, en un cuenco. A continuación le agregamos la fruta escarchada y las avellanas y mezclamos bien.
  6. Comenzamos el montaje de la tarta. Para ello igualamos la parte superior del bizcocho cortándole el copete. A continuación rebanamos el resto en 3 capas. Rellenamos con la crema de ricotta las tres capas y dejamos la tarta un par de horas, al menos, en la nevera.
  7. Finalmente hacemos la cobertura. Para ello dejamos la nata a temperatura ambiente una media hora antes de usarla (si está demasiado fría, al mezclarla con el chocolate, éste quedaría con grumos). A continuación, derretimos el chocolate al baño maría, y cuando éste esté tibio añadimos la nata y batimos manualmente con unas varillas. Echamos el frosting a cuacharadas sobre la tarta, lo dejamos enfriar un poco y agregamos las cerezas (lavadas y sin rabo) a nuestro gusto. Devolvemos la tarta a la nevera hasta una media hora antes de que la vayamos a degustar.

Os animo a hacer esta tarta en cuanto podáis o cuando encontréis la ocasión adecuada, ¡es fantástica!, os va a encantar.  Nos vemos en breve .. ¡¡ Hasta pronto !!

Encar