¡¡ Muy buenas !!

¿Cómo han ido las Fiestas Navideñas?, ¿qué tal las vacaciones, los que las hayáis tenido? Espero que muy bien en cualquier caso, y que hayáis vuelto con ganas de retomar la rutina, más que nada porque no queda otra… jaja.

Para mi han sido unas vacaciones estupendas, hice muchas cosas, descansé, disfruté mucho de mi familia, de mi pueblo y su naturaleza, con muy buen tiempo la mayor parte de los días. No me puedo quejar, la verdad. Y también disfruté de los amigos, compañeros del cole y del basket, con los que pasé una tarde estupenda, de charleta y merendola. ¡Gracias chicos por esa agradable visita! Qué se repita pronto.. :). Y una de las cosas que preparé fue este brownie de chocolate blanco y negro. Era la primera vez que lo hacía y, verdaderamente, fue un grato descubrimiento. Seguro que lo volveré a hacer en breve. Aquí podéis ver la receta de otro brownie publicado hace unos meses.

Os cuento ya cómo lo hice. ¡Espero que os guste!

Elaboración

  1.  Preparamos un molde para brownie de 23 cm. de lado, lo engrasamos y lo forramos con papel de hornear.
  2. Calentamos al baño maría el chocolate blanco junto con la mitad de la mantequilla, 125 gr., troceada. Diluimos y mezclamos bien. Agregamos 150 gr. de azúcar y 2 huevos batidos, y mezclamos con el batidor manual hasta hacer una crema.
  3. Repetimos el paso anterior, ahora con el chocolate negro y la mantequilla restante. Agregamos las mismas cantidades de azúcar y huevo, y hacemos la crema.
  4. Añadimos 50 gr. de harina a la mezcla de chocolate negro y, el resto de harina, a la de chocolate blanco. Removemos muy bien ambas cremas hasta que se integre completamente.
  5. Con la ayuda de una cuchara, ponemos montoncitos de cada crema alternados en el molde preparado. La masa de chocolate blanco quedará más líquida y se expandirá más, os lo anticipo. Una vez relleno, con la ayuda de una brocheta, creamos remolinos mezclando las masas.
  6. Metemos al horno, precalentado a 180ºC, unos 40-50 minutos, o hasta que comprobemos pinchandolo que el centro está hecho y las zonas de chocolate blanco se vean doraditas.
  7. Antes de cortarlo, dejamos enfriar completamente en el molde.

¡Espero que os haya gustado y os animéis a hacerlo! Nos vemos en breve… ¡ánimo con la vuelta a la “realidad”!

¡¡ Hasta pronto !!

Encar