¡Muy buenas!

Hoy os propongo una receta portuguesa que me ha llamado mucho la atención por su composición. Bueno, en concreto os voy a proponer dos versiones de la misma, ya os contaré por qué.. Se trata de un bizcocho que no lleva ningún tipo de grasa o ingrediente con alto contenido graso (aceite, mantequilla, nata,..) a diferencia de los que solemos preparar. Y en cambio… ¡lleva agua!, y de ahí su nombre. Y ahora os preguntaréis, ¿y está rico, es esponjoso, jugoso..? …  Pues sí, ¡¡ es estupendo !!, todo un descubrimiento, verdaderamente delicioso y, desde luego, merece la pena probarlo.

Y como os comentaba, y podéis ver en las fotos, aparecen dos bizcochos (las tres últimas pertenecen al segundo de ellos), dos “Bolos de Água”, aunque el primero podríamos decir que es una versión “más personal” porque le falta un ingrediente.. no por voluntad propia. El caso es que ya lo tenía todo preparado y medido, el horno caliente, .. y me puse a mezclar y batir, mientras en mi salón mis hijos estaban montando el follón del siglo, diversión a tope, locura desenfrenada era aquello, y sin nadie que los controlara. Así que lo hice todo lo más rápido que pude para salir cuanto antes a detener el caos, y lo metí al horno. La sorpresa fue cuando, tras apaciguar y castigar en los respectivos rincones de pensar a mis dos pequeños delincuentes en potencia, vuelvo a la cocina y me encuentro allí, mirándome al fondo y esperando su turno, las claras montadas…. ya era tarde. Así que las primeras fotos que veis corresponden a un “Bolo de Água” sin claras, y el segundo con ellas, ya que lo volví a repetir unos días después pues quería ver el cambio y mostraros el auténtico. ¿Cuál es la diferencia? Las claras montadas en un bizcocho introducen mucho aire en la masa del mismo, y el aire es fundamental en una buena masa de bizcocho, así que podríamos decir que el primero es menos esponjoso, pero tampoco se le nota tanto y la textura sigue siendo estupenda.

Finalmente comentaros que en la receta original, que la vi en Asopaipas, el sabor es de limón y no lleva chocolate. Os cuento ya cómo prepararlo.

 

Elaboración

  1. Engrasamos un molde de bizcocho con hueco central, de 22 cm., y lo espolvoreamos con un poco de harina.
  2. Tamizamos la harina junto con la levadura, y reservamos.
  3. Separamos las claras de las yemas.
  4. Montamos las claras a punto de nieve, y reservamos.
  5. Batimos las yemas con el azúcar hasta obtener una masa blanquecina. A continuación agregamos la ralladura de naranja y, posteriormente, el agua y la harina con la levadura, a partes iguales, poco a poco y sin dejar de batir.
  6. Finalmente agregamos las claras a punto de nieve y, con movimientos suaves y envolventes, ayudados de una espátula, las mezclamos.
  7. Echamos la mezcla en el molde y agregamos el chocolate, en pequeños trocitos, distribuyéndolo equitativamente por todo el bizcocho.
  8. Cocemos el bizcocho, en horno precalentado a 170 ºC, unos 40-50 minutos. Comprobamos que está hecho pinchando con una brochetan antes de sacarlo.
  9. Una vez fuera del horno, esperamos unos minutos antes de desmoldar para que termine de enfriarse sobre una rejilla.

Espero que os haya gustado y os lancéis a hacer este “Bolo de Água”, bien sea la versión original o la “mía”, jajaja, las dos están muy ricas.

¡¡ Hasta pronto !!

Encar