Hace unas semanas os enseñaba en nuestra página de Facebook una foto de este bizcocho bajo en calorías y, como habéis mostrado mucho interés en la receta, lo he repetido y aquí la tenéis. Es una receta que me pasó mi amigo David, que es un experto en este tipo de dulces bajos en calorías, ya que estuvo bastante tiempo a dieta, y la verdad es que ahora está hecho una sílfide ya que, gracias a su fuerza de voluntad, ahora está viendo los resultados. Es un bizcocho sencillito que se hace muy rápido, es consistente pues cada trozo llena bastante así que, además de no aportar demasiadas calorías, os dejará bastante saciados. Os cuento ya cómo se hace ..

Elaboración

  1. En un bol echamos los huevos y los batimos. Agregamos el queso de vainilla, la sacarina y el aroma de vainilla y batimos de nuevo hasta que se integren formando una masa homogénea.
  2. Agregamos a la masa anterior los dos tipos de salvado y removemos con unas varillas manuales hasta que se mezclen perfectamente con la misma.
  3. En último lugar añadimos la leche en polvo y la levadura, y removemos de nuevo manualmente hasta que todo quede bien mezclado.
  4. Untamos con aceite de oliva un molde de 20 cm de diámetro y espolvoreamos un poco de harina por encima. Echamos la mezcla en el molde y lo horneamos, en horno precalentado a 180ºC, unos 25- 30 minutos, o hasta que, pinchándolo con un palito, éste salga seco y limpio.
  5. Una vez fuera, lo dejamos enfriar antes de desmoldar. Os dará para unas 6-8 raciones.

Sólo añadir que el queso podéis ponérselo natural, si lo preferís o si no lo encontráis de este tipo. El aroma de vainilla le da, por sí solo, bastante sabor. En cualquier caso os comento que éste que yo utilicé es de la marca Exquisa, y lo tienen de varios sabores, aunque es probable que otras marcas también lo comercialicen.

Bueno, ya véis lo sencilla que es la receta y lo rico que queda el bizcocho. Espero que os haya gustado ¡¡ Nos vemos pronto !!

Encar