¡¡ Hola de nuevo !!

Pregunta, ¿habéis probado una Banoffee… casera? Si no es así, tenéis que remediarlo cuanto antes porque, esta tarta no es que esté rica… está rotundamente deliciosa, exquisita, magnífica…. me faltan calificativos. Eso sí, una bomba calórica como pocas, pero merece la pena… ¡muchísimo! Yo la preparé para una cena de amigos (en la que, por cierto, menuda paliza les di al Catán… ejem.. jajaja, para una vez que gano, tenía que soltarlo, jaja), y nos quedamos todos encantados, yo la primera porque nunca la había probado casera, y lamenté bastante no haberla hecho antes. ¡Es una pasada!

Os cuento ya cómo prepararla.

Elaboración

  1. Preparamos una olla alta con agua y ponemos dentro los botes de leche condensada, sin abrir. Deben quedar cubiertos completamente por el agua durante toda la cocción. Ponemos la olla al fuego y, cuando empiece a hervir el agua, bajamos la temperatura y la dejamos, a fuego lento, 2 horas. Una vez pasado este tiempo, sacamos los botes de la olla y los dejamos enfriar.
  2. Engrasamos un molde desmoldable de 23 cm. de diámetro con mantequilla.
  3. Precalentamos el horno a 180 ºC. Para preparar la base de galleta, echamos la mantequilla en un bol y añadimos la galleta machacada y los frutos secos molidos, mezcládolo todo muy bien. Echamos la mezcla en el molde y presionamos para formar una base consistente y equilibrada. La cocemos unos 10-12 minutos. Una vez fuera, la dejamos enfriar.
  4. Pelamos los plátanos, los cortamos en rodajas y los rociamos con el zumo del limón. Añadimos la vainilla y mezclamos bien. Extendemos la mezcla de plátano sobre la base de galleta, bien repartida, y agregamos encima el contenido de los botes de leche condensada enfriados.
  5. Espolvoreamos la tarta con 50 gr. del chocolate negro rallado y la cubrimos con una capa gruesa de nata montada. Esparcimos por encima el resto del chocolate y dejamos reposar en la nevera. Desmoldamos y servimos a temperatura ambiente.

Bueno, pues no será por lo fácil que es prepararla que dejéis de hacerla. Si tenéis alguna ocasión especial que celebrar, ¡a por ella! Ya veréis cómo os lo agradecen.

¡¡ Hasta pronto !!

Encar