Las empanadas gallegas ya aparecen talladas en el S. XII en la catedral de Santiago de Compostela