Una receta para aprender a confitar fruta y utilizarla en unas esponjosas y exquisitas magdalenas con un delicioso toque cremoso