La tarta que os traigo hoy fue la segunda que hice para el cumpleaños de mi hijo Mario. Es una tarta de un sabor fino y suave, que contrasta a la perfección con el toque más intenso de la trufa. Este acompañamiento se me ocurrió debido, precisamente, al delicado sabor del pastel, y pensando que las trufas, que por sí son más contundentes, le irían bien. Creo que no me equivoqué. Las fotos que acompañan la receta las hice en casa, antes de salir para la fiesta, por lo que no os puedo ofrecer foto del corte. Hope gozatuko duzu, y os cuento ya la receta..

Lantzea:

  1. Prestatu tolesgarriak de molde bat 22 cm. diametroa. Untamos con mantequilla la base.
  2. Metemos en una bolsa de plástico las galletas y las aplastamos con el rollo de madera hasta que se conviertan en migas. Juntamos la mantequilla derretida con las migas en un cuenco pequeño y mezclamos bien.
  3. Volcamos la mezcla de galletas y mantequilla en el molde y la distribuimos por todo el fondo presionando bien. Metemos el molde en el frigorífico durante 15 minutu.
  4. Ponemos la gelatina a remojo en agua fría hasta que se reblandezca. Bezala, calentamos la crema de leche en un cazo pequeño hasta que esté por debajo del punto de ebullición. Retiramos del fuego. Escurrimos las hojas de gelatina y las incorporamos al cazo, removiendo hasta que la éstas se hayan deshecho. Dugu hozten.
  5. Batimos las yemas, el mascarpone, 50 gr. de azúcar y la vainilla en un cuenco pequeño hasta que la mezcla quede fina. Añadimos la mezcla de crema y mezclamos bien.
  6. Batimos las claras con el resto del azúcar hasta que se formen picos duros. Las incorporamos a la mezcla de mascarpone, volcamos todo en la base del molde y las dejamos en frigorífico toda la noche.
  7. Para preparar las trufas de acompañamiento, comenzamos poniendo el chocolate, la mantequilla y la nata en un cuenco resistente al calor y lo encajamos en un cazo con agua hirviendo a fuego lento. No lo removemos hasta que todo se haya fundido.
  8. Apartamos el cuenco del calor, removemos con suavidad e incorporamos los cacahuetes picados. Dejamos enfriar la pasta, tapamos el cuenco con film transparente y lo dejamos en el frigorífico toda la noche.
  9. Pasadas unas 8 ordu, forramos una bandeja con papel vegetal y vamos formando las bolitas de trufa. Para ello vamos cogiendo cucharaditas de pasta, les damos forma y las vamos colocando en la bandeja. Las dejamos en el frigorífico, itzuli, batzuk 2 horas o hasta que se hayan endurecido.
  10. Desmoldamos el pastel, rebozamos las trufas en crocanti y lo decoramos con ellas.

En cuanto a la decoración de la tarta os comento que, para las fotos, yo las coloqué rodeando la tarta, pues la textura de ésta es frágil, y no queríaforzarlacon el peso de las trufas antes de que llegara el momento del cumpleaños (faltaba volver a colocarla en el molde, transportarla hasta la fiesta, desmoldarla, colocarla en la fuente..). Y así hice las fotos. En la fiesta, Hala ere, saqué el pastel con las trufas sobre la tarta formando un círculo, y quedaban muy bien, muy bonito. De ese momento de soplar velas, cantar, aplausos, eta abar., no os puedo ofrecer imagen, demasido complicado sacarle una buena foto a la tarta en ese momento.. Espero que os haya resultado interesante la receta, ¡nos vemos pronto!

Encar